Juan Pablo Rodríguez inicia campaña a la Cámara aferrándose a la defensa de «la libertad, la democracia y la descentralización»

Puranoticia.cl conversó con este abogado, quien repasó las motivaciones que tuvo para asumir este desafío, dejando atrás la Dirección Ejecutiva del centro de estudios y asumir como independiente, pero junto a la UDI, una campaña parlamentaria.

Sus cortos 31 años de vida no han sido impedimento para que Juan Pablo Rodríguez se haya podido desempeñar con éxito por la vida. Abogado de profesión, profesor de Políticas Públicas y director por ocho años de la Fundación P!ensa son sólo algunos de los antecedentes laborales de este joven nacido en la región de Valparaíso, y que ahora espera dar el gran salto de su vida incursionando en la primera línea política.

De la mano de la UDI, pero manteniendo su independencia partidista, el profesional destacado por la Universidad Adolfo Ibáñez como uno de los 100 jóvenes líderes del país, aceptó iniciar un ofrecimiento para asumir una candidatura con miras a la Cámara de Diputados, en representación de las comunas del Distrito 7, vale decir, Algarrobo, Cartagena, Casablanca, Concón, El Quisco, El Tabo, Isla de Pascua, Juan Fernández, San Antonio, Santo Domingo, Valparaíso y Viña del Mar.

Justamente su trabajo en la Fundación P!ensa es lo que más valora, destacando que se trata del primer centro de estudios independiente y regional de Chile, y que acaba de dejar como Director Ejecutivo. Esto, «para dedicarme a la campaña», según dice en conversación con Puranoticia.cl, donde también reconoció ser un «cabro, pero con experiencia», además de confesar que «soy independiente, pero no soy neutro políticamente. Vengo del mundo de la sociedad civil, de la defensa de la libertad, la democracia y la descentralización».

Lo primero que queremos saber es ¿cómo se gesta este paso que da usted para asumir una candidatura a la Cámara de Diputados por el Distrito 7 de la región de Valparaíso?

– Mi interés académico y el ser medio «mateo» siempre ha estado compartido con una marcada vocación política. Fui Presidente del Centro de Alumnos de mi colegio para el 2006, el «año de los pingüinos», salí con el mejor promedio de la generación, entré a la PUCV con el mejor puntaje PSU de la universidad, donde con varios amigos refundamos el Movimiento Gremial del que fui presidente entre el 2010 y 2012 –años de movilizaciones- y me tocó defender el derecho de mis compañeros a estudiar y manifestarse pacíficamente, siendo oposición a Jorge Sharp, entonces dirigente universitario.

Siempre pensé que podía «meterme en política» alguna vez, pero siempre lo imaginaba más cerca de los 40, pero todo lo que ha pasado en Chile en los últimos años me hizo acelerar esta decisión, porque no quiero que la historia me pase por el lado y tengo la convicción y las ganas para ponerme a disposición de mi país y región. Por eso fui de candidato a la Convención Constitucional, donde tuve un muy buen resultado, obteniendo 12.086 votos, estando muy cerca de entrar.

El próximo Congreso es muy relevante, ya que será un contrapeso a la Convención Constitucional, porque le tocará implementar la nueva Constitución y porque es ahí, más que en la Convención, donde se juegan los cambios que la ciudadanía anhela. La política requiere un cambio radical. Debe parar la sillita musical de los mismos de siempre que se reparten los cargos. Espero contribuir a oxigenar la política local, con aire nuevo para construir una política honesta y transparente.

Háblenos acerca de su paso y experiencia conseguida en la Fundación Piensa

– Fue un sueño. P!ensa es un testimonio que Santiago no es Chile. Que la Región de Valparaíso no es una más en Chile. Hemos logrado ser un punto de encuentro, respetado por moros y cristianos, para todos los que quieren que esta Región sea el mejor lugar para vivir de Chile y que nuestro país sea más justo con sus regiones. Estoy muy orgulloso de P!ensa. Además, mi rol en P!ensa es un testimonio de que mi interés por servir en esta región no nace hoy a propósito de esta elección. Lo he tratado de venir haciendo hace 8 años desde la sociedad civil.

Usted ahora da el salto a la primera línea política. En esta antesala al inicio de la campaña, ¿cuéntenos si tiene algún referente político en Chile? ¿Quién y por qué?

Me gusta mucho lo que está haciendo el convencional Rodrigo Álvarez. Creo que mezcla de muy buena manera preparación –para aportar desde la formación rigurosa-, convicción y apertura al diálogo.

¿Cómo ve a la región de Valparaíso y cómo cree usted que va a aportar al desarrollo de la zona?

– Nuestra Región lo tiene todo, absolutamente todo, para ser el mejor lugar para vivir del país. En algún minuto fue el lugar en el cual todo en Chile nacía, como el primer equipo de fútbol o la primera compañía de bomberos, y lamentablemente eso ha dejado de ser así. Quiero contribuir con una buena política, que tenga un sueño regional y que empuje los proyectos eternamente postergados que esta región necesita para apalancar su desarrollo. En esta región no se hace una obra relevante hace más de 10 años, mientras que en Santiago todos los meses se inauguran cosas.

¿Si pudiera mencionarnos tres propuestas o iniciativas que le gustaría implementar si usted fuera Diputado?

– En primer lugar la seguridad, promover una legislación que se preocupe de los derechos de los víctimas más que el de los delincuentes.

En segundo término, promover las condiciones para la reactivación económica que contribuya a superar el problema estructural de empleo que tiene nuestra región. La dignidad de las personas está en tener un buen trabajo y poder cambiarse de pega si quieren hacerlo, no en las ayudas estatales.

En tercer lugar, perfeccionar el sistema previsional de modo tal de que se dejen de pagar las pensiones de miseria que muchas veces se pagan en nuestro país.

El senador Francisco Chahuán habló hace algunos meses de «tsunami rojo» en las elecciones. Considerando el éxito que tuvieron los candidatos de la izquierda en la constituyente, municipales y gobernaciones regionales, ¿cómo proyecta las parlamentarias y cómo se hace para detener este «tsunami rojo»?

– La debacle electoral de la centroderecha en la elección de constituyentes está precedida de una derrota cultural profunda. Se abandonó la presencia territorial, se está desconectado de muchas causas sociales de relevancia y lamentablemente el sector político se ha elitizado y aburguesado. Además, la izquierda radical supo instrumentalizar un justificado descontento hacia la política tradicional.

Creo que para la elección parlamentaria los vientos corren más a favor. Tanto porque la izquierda radical, como La Lista de Pueblo, se ha deslegitimado a punta de su bochornoso actuar en la Convención Constitucional, como porque tenemos dos candidatos presidenciales potentes, como lo son Sichel y Kast, los que creo tienen una correcta lectura del escenario, especialmente en el énfasis anti-corrupción y de buscar cambios en paz.

Por último, ¿cómo ve las posibilidades reales de Sebastián Sichel en la Presidencial?

– Muy positivas, creo que representa los atributos que la ciudadanía espera hoy de sus autoridades, ha demostrado carácter para enfrentarse al populismo y apertura al diálogo necesaria para construir una salida a nuestra crisis. Demostró en la primaria, además, que tiene aptitud electoral.

Fuente: https://puranoticia.pnt.cl/regiones/juan-pablo-rodriguez-inicia-campana-a-la-camara-aferrandose-a-la-defensa