Tren rápido Valparaíso – Santiago: Las tres alternativas que se deberán evaluar para materializar el ansiado proyecto ferroviario

Luego que el presidente Gabriel Boric comunicara en su primera Cuenta Pública a la Nación las intenciones de su Gobierno de avanzar en el proyecto que permita recuperar el servicio de un tren que una Valparaíso con Santiago, la iniciativa ha vuelto a estar en el centro de la discusión, tanto en la región como a nivel nacional.

Se trata de una medida enmarcada dentro del Plan Nacional de Desarrollo Ferroviario, uno de los anunciados planteados por el Mandatario más celebrados por los presentes en el Salón de Honor del Congreso Nacional, en la misma Ciudad Puerto.

“No más diagnósticos y empecemos a trabajar en serio para el tren que va a unir a Valparaíso y Santiago», señaló en aquella oportunidad el Mandatario, agregando que el objetivo del plan es incluir servicios de pasajeros urbanos y suburbanos, mejorar y aumentar el transporte de carga y avanzar gradualmente en la construcción de servicios interregionales de pasajeros en distancia media y larga.

Pero más allá de las intenciones de volver a contar con un tren que una la capital con la Ciudad Puerto, lo concreto es que existen tres alternativas para poder materializar esta iniciativa ampliamente respaldada por las comunidades de ambas regiones, pues las uniría en tan sólo 45 minutos los 120 kilómetros que hay de distancia.

 

EL PROYECTO DE TVS

 

En enero de 2018, el consorcio chino – chileno TVS, integrado por China Railways Group Limited (CREC), Latinoamérica Infraestructura y Sigdo Koppers, presentó a la presidenta Michelle Bachelet el proyecto de un tren de alta velocidad que conecte Valparaíso con Santiago, con una inversión de US$1.600 millones.

Los detalles de este proyecto hablan de un tiempo de viaje de 45 minutos entre la Ciudad Puerto y la capital, y de 39 minutos entre Viña del Mar y Santiago, cifras que reducen prácticamente a la mitad los tiempos actuales de viaje en automóvil.

En cuanto al trazado propuesto por el consorcio multinacional, plantean cuatro estaciones, ubicadas en Valparaíso, Viña del Mar, Casablanca y Santiago, agregando el servicio de un tren de carga.

La iniciativa de TVS contempla, en un tiempo de construcción de cuatro años, contar con trenes cuya capacidad sea para 890 pasajeros sentados, los que pueden alcanzar velocidades de hasta 200 km/h.

Más de un año después, en febrero de 2019, el consorcio TVS afinó su propuesta: ahora tendría un costo de US$2.400 millones, e incluiría dos ramales de conexión, una doble vía exclusiva para carga hacia el puerto de San Antonio, una estación de transferencia intermodal de carga en la zona de Nos y dos de adecuación.

El consorcio chino-chileno explicó que se trata de una iniciativa pionera, ya que será el primer tren de alta velocidad de Sudamérica, desarrollado en su totalidad por privados, sin subsidios del Estado. Junto a ello, indicaron que además de ofrecer «un traslado rápido y seguro a más de 7 millones de habitantes, esta iniciativa apunta a resolver las necesidades vinculadas al incremento de carga de los dos principales puertos del país: Valparaíso y San Antonio».

 

LA INICIATIVA CHILENA

 

Fue tal el interés que concitó la iniciativa planteada por las empresas multinacionales, que el grupo nacional, conformado por las compañías Talgo, Agunsa y FCC, decidió levantar su propia propuesta, avaluada en US$2.100 millones y con un tiempo estimado de construcción de 15 meses.

Este proyecto nace con una estación ferroviaria en la Estación Mapocho, en Santiago, continúa por Til Til, pasa por las comunas de Olmué y Limache, para terminar su recorrido en la zona costera de Viña del Mar y Valparaíso.

Cabe hace presente que, a diferencia del proyecto de TVS, el de Talgo, Agunsa y FCC no incluye una parada en el puerto de San Antonio. No obstante, sí propone la construcción de un ramal hacia el puerto de Ventanas, en Puchuncaví, el cual estará dedicado exclusivamente al transporte de carga, en un tramo de 39,5 kilómetros.

El consorcio nacional espera que la demanda de pasajeros llegue al orden de 13 millones de personas al año 2026.

El proyecto de Agunsa, FCC y Talgo tendría una tarifa de unos $5.500 por el pasaje en el tramo entre Santiago y Valparaíso-Viña del Mar. Respecto a la capacidad, transportará a 600 pasajeros en convoyes que podrían alcanzar los 250 km/h.

A diferencia de lo que es el proyecto de TVS, el del consorcio chileno proyecta conectar Valparaíso con Santiago en tan sólo 32 minutos.

 

PROYECTOS DE INTERÉS PÚBLICO

 

Si bien, el interés ciudadano en ambos proyectos se mantuvo por el tiempo, no fue hasta junio de 2019, durante la segunda Cuenta Pública a la Nación del presidente Sebastián Piñera, que ambas iniciativas volvieron a tomar fuerza.

Y es que en aquella oportunidad, el Mandatario anunció que el Ministerio de Obras Públicas había declarado de «interés público» ambas iniciativas: «Conectarán la ciudad de Santiago con los puertos de Valparaíso y San Antonio, y preparándonos para llamar a una licitación internacional», dijo Piñera.

A pesar de todas las expectativas que el anunció generó, llegada la pandemia el Ministerio de Obras Públicas informó que el proyecto de tren rápido sería congelado. Desde la Dirección de Concesiones del MOP señalaron que «debido a la pandemia que afecta a nuestro país y al mundo, en este momento los estudios de ambas (propuestas para la construcción del tren) se encuentran suspendidas».

 

LA TERCERA VÍA: COPSA

 

Frente a este nuevo escenario en que se encontraba el ansiado tren Valparaíso – Santiago, la propuesta de tercera alternativa, planteada por Leonardo Daneri, presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa), sirvió como aliciente para resurgir la iniciativa.

Esta nueva alternativa, que pronto será presentada al Ministerio de Obras Públicas, cuenta con una «dosis de realidad», según explicó el ejecutivo, a raíz de la controversia generada en las semanas previas por el ministro de Transportes, Juan Carlos Muñoz, quien puso en duda la factibilidad del tren por la geografía de la región de Valparaíso.

En concreto, Copsa propone unir ambas regiones con la infraestructura ya existente. «Aprovechemos la unión que existe y mejorémosla, modernicémosla y convirtamos esto en un gran tren suburbano de la macrozona central”, dijo Daneri, en referencia a la antigua línea ferroviaria de la zona, la cual se encontraba en pleno funcionamiento hasta principios de la década de los ’90.

Uno de los aspectos más valorados de esta propuesta de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública es que contempla menos tiempo de ejecución y un costo menor que los otros dos que se bajaran.

Acerca del trazado, el proyecto de Copsa propone hacer un recorrido en forma de «U», comenzando en Santiago, continuando por Til Til, Montenegro, el paso El Tabón; enfila a Quillota, pasa por Limache y Quilpué, hasta llegar a Viña del Mar.

La tercera alternativa propone realizar el trazado en 185 kilómetros, uniendo las regiones de Valparaíso con la Metropolitana en dos horas.

Desde la Copsa adelantaron que su proyecto tendría un costo de entre los US$ 2.000 millones a los US$ 3.000 millones, contemplando la rehabilitación de tramos y la incorporación de trenes de alta velocidad,

«Si hay más voluntad política y se apuran las cosas, el proyecto completo podría estar dentro de esta década. Es perfectamente posible, incluso antes de fines de la década, o sea el año 2027 o, bien, 2028», concluyó Leonardo Daneri.

 

GOBIERNO APUESTA A LICITACIÓN

 

Teniendo presente que sólo los dos primeros proyectos mencionados están siendo evaluados por la Dirección de Concesiones del MOP, el titular de Transportes y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz, explicó que lo indicado por el presidente Boric es la voluntad del Gobierno de avanzar en la iniciativa.

«Lo que hemos recibido de parte del Presidente es la voluntad de avanzar en este proyecto y hacer todos los esfuerzos para que, ojalá, a fines de este Gobierno, podamos tener una licitación armada y el proyecto avanzado, de modo que toda la macrozona central del país pueda contar con este anhelado proyecto», dijo Muñoz.

Junto a recalcar que el proyecto no se ha construido «porque las condiciones geográficas no son las más fáciles», el secretario de Estado planteó que «la diferencia es que efectivamente hay una voluntad muy decidida de parte del Presidente y de este Gobierno de avanzar en este tren entre Santiago y Valparaíso, y poder dotar a estas dos ciudades de una conexión ferroviaria».

Por último, señaló que «parte de la duda que tenemos es cuáles podrían ser los distintos trazados: tenemos alternativas privadas arriba de la mesa, que tenemos que estudiar; ver si la evaluación social justifica esos trazados, porque lo que uno no quiere es construir un tren que eventualmente no tenga demanda».

Fuente: https://puranoticia.pnt.cl/regiones/tren-rapido-valparaiso-santiago-las-tres-alternativas-que-se-deberan