Un voto dejó afuera a la chilena Lidia Casas de la Comisión Interamericana de DD.HH.

Un voto le faltó a la abogada chilena Lidia Casas Becerra para ser elegida como integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el período 2024-2027.

El nombre de la abogada de la Universidad Diego Portales y doctora en derecho de la Universidad de Ottawa, Canadá, fue propuesto en marzo por la Cancillería, por entonces bajo el mando de la ministra Antonia Urrejola.

A las elecciones postularon seis candidatos para cuatro puestos de comisionados en el organismo, y Chile quedó en el quinto lugar.

De esta manera, Guatemala reeligió al comisionado Stuardo Ralón con 24 votos; Guyana logró obtener un puesto para Christopher Arif Bulkan con 27; Suriname eligió a Gloria Monique de Mees con 23; y Argentina consiguió su lugar con Andrea Pochak, quien obtuvo 20 votos. Chile alcanzó 19 sufragios, mientras que Ecuador nueve, quedando ambos fuera del organismo.

La derrota no pasó desapercibida en los círculos diplomáticos, desde donde transmiten que fue un duro golpe para la política exterior feminista y el foco en materia de derechos humanos que ha relevado el Gobierno como uno de los ejes de las Relaciones Exteriores de la administración del presidente Gabriel Boric.

En el caso de estas elecciones, fuentes diplomáticas transmiten que Casas era buena candidata, por lo que apuntan a que lo que falló fue la campaña que se desplegó y las gestiones del embajador de Chile en la Organización de Estados Americanos (OEA), Sebastián Kraljevich, de la División de Derechos Humanos, a cargo de Tomás Pascual, y de la División de Asuntos Multilaterales, encabezada por Carla Serazzi.